Inicio » Junta de Vigilancia — Julio 27, 2018

La reputación de las cooperativas: El valor de lo intangible

“Toma 20 años construir una buena reputación y solo cinco minutos destruirla”. Esta famosa frase del gurú de las inversiones, Warren Buffet, refleja una paradójica realidad y es lo frágil de uno de los más fuertes conceptos en la gestión de las organizaciones de hoy. 

La reputación corporativa es uno de los activos intangibles más importantes de toda empresa, incluyendo la cooperativa.

Una de las definiciones más extendidas sobre la reputación la señala como la “síntesis de opiniones, percepciones y actitudes de los grupos de interés de una organización, incluyendo empleados, clientes, proveedores, inversionistas y la comunidad”.

En palabras del economista Víctor Hugo Malagón, profesor de la Universidad del Rosario en Colombia, la reputación se enfoca en la relación que establece la organización con sus diferentes grupos de interés.

“Es en esas relaciones como se crea o se destruye valor”, dijo el profesor Malagón en la conferencia sobre imagen de las cooperativas, riesgo reputacional y creación de valor, dictada durante el Encuentro del Comité Regional de Cooperativas Financieras y Bancos Cooperativos, Cofia.

Confianza y creación de valor

La reputación no puede ser una simple operación de “maquillaje corporativo”.
Esta debe ser producto de un auténtico sentimiento de confianza generado en los grupos de interés, que se logra en gran medida a partir de la integridad de las personas que forman parte de la organización.

Por eso el mayor efecto o influencia en la reputación cooperativa se consigue a través del proceder y de las decisiones de dirigentes, directivos colaboradores y asociados, poniendo en práctica cada uno de los valores y principios del cooperativismo.

Entre otros, las cooperativas tenemos dos desafíos importantes. Uno es que nuestros grupos de interés confíen en nuestras empresas.

El segundo es “enamorar” del modelo a todos los que no lo conocen o no se relacionan aún con él.
Son los principios y valores cooperativos los que nos llevan por el camino de la confianza. Y como lo explicó el profesor Víctor Hugo Malagón, este intangible tan complejo, a su vez, incide directamente en la creación de valor de nuestras organizaciones, tanto en lo económico, lo social y en lo ambiental.

La confianza ha sido un valor clave desde el nacimiento de Coomeva y es lo que nos ha permitido que más de 240.000 asociados y sus familias permanezcan con nosotros.

En Colombia las empresas cooperativas nos hemos visto históricamente enfrentadas a situaciones de riesgo reputacional, que quebrantan no solo nuestra imagen, sino que amenazan la identidad y hasta la sostenibilidad del modelo cooperativo.

Por eso el reto es entregar a las nuevas generaciones un cooperativismo renovado, legitimado por la sociedad y preparado para asumir los nuevos desafíos.

Para cerrar retomo las palabras del profesor Malagón: “Tal como no hay seres humanos perfectos, no hay empresas perfectas. Lo que sí debe haber es seres humanos y organizaciones que caminen un camino imperfecto pero auténtico hacia la responsabilidad y la reputación”.

__________________________________________________________________________

1 Tomado de: Inocencia Martínez e Isabel Olmedo. Revisión teórica de la reputación en el entorno empresarial. Cuadernos de Economía y Dirección de la Empresa. Volumen 13, edición 44, septiembre 2010, Pags. 59-77
2 Conferencia dictada en el marco de los Encuentros Temáticos de Cooperativas de las Américas, realizados en mayo de 2018 en Pereira, Colombia
3 Concepto tomado del profesor José Antonio Segarra, Doctor en Dirección de Empresas, IESE, Universidad de Navarra.

pagina2

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*