Hidalgo Chavarro Peñalosa, asociado de Armenia En Coomeva 250 mil asociados, no son 250 mil… ¡somos uno!

“La Cooperativa lo hace a uno crecer, desde todo punto de vista. Es parte de mi vida, es algo que yo ya llevo y comulgo con ella todos los días. Por eso soy orgullosamente cooperativo, orgullosamente Coomeva”.

Aunque no se pudo asociar desde que conoció a Coomeva, hoy don Hidalgo Chavarro Peñalosa y toda su familia hacen parte de la Cooperativa.

“Conocí a Coomeva y me enamoré de ella, pero no pude vincularme en ese momento pues no tenía una carrera completa en mi currículo. Mi vida giraba en el escenario militar, pero tan pronto pude me hice asociado y también a toda mi familia: primero mi hija, que en ese momento estaba estudiando en la Universidad, y después mi hijo cuando se casó. Hoy ellos y sus familias son también asociados, y mi esposa es participante activa de Vida en Plenitud”.

Don Hidalgo es tecnólogo en Electrónica y en Electricidad, y ya recibió el Botón de la Solidaridad y su amparo de Perseverancia con Coomeva. “Me asocié un poco tarde, pero a los 65 años recibí el premio a la fidelidad, es decir, mi ahorro de la Perseverancia, que la usé para darme un buen paseo con mi esposa”.

Como asociado encontró en la Perseverancia uno de los mayores beneficios de estar en la Cooperativa y se lo enseñó a sus hijos. “Me siento feliz de que mi hija, que ya lleva varios años en Coomeva, tenga su ahorro de Perseverancia; que Coomeva se lo ha manejado y le ayuda para su futuro”.

Síguenos