La natación colombiana en tiempos de COVID-19

Según Albert Einstein “en el caos está la sencillez, en el conflicto está la armonía y en el medio de la dificultad está la oportunidad”.

La llegada del coronavirus ha logrado afectaciones en la gran mayoría de los sectores y el deporte no ha sido la excepción. Gran parte de los atletas en el mundo se encuentran confinados en sus casas tratando de continuar con sus rutinas deportivas, sin contar que los calendarios nacionales e internacionales se han cancelado o aplazado: encuentros deportivos de la talla de la Eurocopa, la Copa América, el Tour de Francia y tal vez el más importante de todos, los Juegos Olímpicos de Verano Tokio 2020, han sido pospuestos.

 

El deporte atraviesa por un momento de reflexión. En esta pausa es claro que la reinvención es uno de los caminos para permanecer vigentes y conservar la fidelidad de nuestra comunidad. Los canales virtuales han sido una solución para seguir comunicándonos y en nuestro caso, para que los entrenadores sigan orientando a sus dirigidos.

En el deporte, son los grandes retos los que nos definen y superar esta pandemia hará que resurjamos como el ave fénix; nos hará más fuertes y sobre todo nos permitirá entender que juntos somos invencibles.

En el seno de la Federación Colombiana de Natación, seguimos trabajando para estar cerca de nuestras ligas, entrenadores y deportistas. Estamos llevando a cabo seminarios, entrenamientos virtuales, actividades lúdicas y reformulando nuestros planes de trabajo. No hemos contemplado bajarle el ritmo a nuestras labores, más aún cuando los Olímpicos continúan siendo la prioridad. Anhelamos lograr los mejores resultados en este, el evento multideportivo más importante del deporte asociado, y nos esforzamos para alcanzarlos.

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos es una decisión acertada que busca el bienestar de todos. Es una invitación a seguir construyendo, a continuar persiguiendo sueños, pero sobre todo es una forma de recordarnos que el ser humano debe estar preparado para afrontar la adversidad con decisión y valentía.

La natación colombiana sigue adelante. La emergencia sanitaria pasará y pronto podremos encontrarnos alrededor de una piscina, para volver a vibrar con el deporte que tanto nos apasiona.

Agradezco al Grupo Coomeva, a su Consejo de Administración, a su presidente ejecutivo y a todos los involucrados en este proyecto. El que sigan creyendo en la natación colombiana en este momento de crisis es una bendición para nosotros. Su apoyo invaluable nos permitirá continuar con nuestros sueños y el de un puñado de colombianos que han encontrado en la natación, un vehículo para enaltecer el nombre de nuestro país.

En nombre del Comité Ejecutivo, personal administrativo, técnico y de toda la familia de la natación colombiana, quiero decirles ¡GRACIAS!

Síguenos