Palabras del presidente ejecutivo del Grupo Coomeva

 I. SALUDO

Saludo a los delegados presentes en esta Asamblea, a los miembros del Consejo de Administración, de la Junta de Vigilancia y del Comité de Ética. Al Dr. José Vicente Torres presidente del Consejo de Administración; al Dr. Simeón Cedano su vicepresidente; al Dr. Iván Elías Torres, presidente de la Junta de Vigilancia; al Dr. Oscar Germán Montalvo presidente del Comité de Ética; al Dr. Víctor H. Pinzón y a los demás asistentes.

Los invito a unirnos en un saludo solidario y a elevar nuestras oraciones por las 355.000 personas fallecidas en el mundo y a las 780 en Colombia, por causa de esta pandemia.

II. MÉTODO

Durante la correría por el país en la primera semana de marzo, con motivo de la realización de las Juntas Regionales tuvimos la oportunidad de analizar ampliamente con ustedes los resultados de la gestión del año 2019, y algunos elementos esenciales de nuestros planes futuros.

En vista de las circunstancias, esta Asamblea ha sido enfocada en la toma de las decisiones que permitirán continuar brindando apoyo a los asociados, sus familias y sus emprendimientos como la sostenibilidad de las empresas del Grupo.

Esta intervención busca presentarles unos breves comentarios sobre la gestión del año 2019 y la forma como hemos actuado durante la crisis originada por la pandemia, pero el mayor énfasis lo haré en relación con el futuro de nuestro Grupo Empresarial Cooperativo.

Está perfectamente claro que pronto realizaremos una Asamblea Extraordinaria para tratar los temas de: Reforma estatutaria  y sus ajustes a las normas de conglomerados financieros; estudiar y definir las posibles soluciones para Coomeva EPS; y dar trámite a las proposiciones y recomendaciones.

En la medida de lo posible y atendiendo las manifestaciones de los delegados se preferirá una asamblea presencial, pero esto va a depender de las circunstancias relacionadas con la Pandemia.

III. MANEJO DE LA CRISIS SANITARIA COVID-19

Actualmente en el mundo nos enfrentamos a una situación denominada VUCA (por su sigla en inglés) que se refiere a extremas condiciones de Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad.

Reconocemos mundialmente que no estábamos preparados para afrontar este escenario, sin embargo, desde Coomeva, hemos respondido adecuadamente gracias a que nuestras empresas están bien gestionadas, cuentan con una buena estructura de gobierno y liderazgo tanto dirigencial como administrativo, con una buena infraestructura tecnológica y solidez financiera, y una institucionalidad en plenitud de funciones; todo lo anterior ha sido fundamental al momento de apoyar a los asociados y por qué no decirlo, al país, para sortear con relativo éxito los grandes retos y desafíos que han surgido durante los dos últimos meses, y todos estos elementos
serán vitales para continuar manejando adecuadamente las dificultades que se anuncian.

Hemos actuado bajo seis principios:

1. Prelación a la seguridad, la salud y la vida de las personas.

2. Actuación plegada a los conceptos cooperativos, bajo el lineamiento de que “Nuestras acciones son nuestro mensaje cooperativo”. 

3. Reconocemos y acompañamos las decisiones tomadas por el Gobierno Nacional para atender la crisis de salud pública y económica, sin referente en nuestra historia.

4. Gestión y liderazgo: estamos actuando con capacidad y liderazgo, tanto en la Dirigencia como en la Administración.

5. Hemos mantenido una visión de mediano y largo plazo, que nos permite entender que las crisis llegan, pero finalmente pasan y que las organizaciones que sobreviven y salen fortalecidas son las que tienen cimientos más sólidos, las más flexibles y especialmente aquellas que deciden y actúan con la velocidad requerida.

6. Visión optimista y de confianza en el futuro: Como líderes nos debatimos entre visiones pesimistas, realistas y optimistas, ante la situación actual; requerimos de una posición realista pero necesariamente acompañada de una alta dosis de optimismo y confianza en el futuro, que contagie a los otros líderes, a los colaboradores y a los asociados, una visión pesimista y quejosa no nos ayudará para
nada en la travesía por esta crisis.

Claramente las empresas donde prima la cooperación son empresas del futuro y en nuestro caso particular, estamos en sectores con amplias posibilidades en lo que se ha llamado el pos-coronavirus: el sector de la Salud, el Sector Financiero, el Sector Mutual y el Sector Cooperativo donde estamos nosotros, listos para iniciar esta nueva etapa, fortalecidos, con ideas más claras y con una práctica más
amplia de la solidaridad, y la responsabilidad con nosotros mismos y con los demás.

Teniendo presente la necesidad de dinamizar la economía lo más pronto posible, reconocemos la urgencia de evolucionar hacia un nuevo modelo económico más incluyente, más consciente de la necesidad de reducir la pobreza, con una mejor distribución de la riqueza, temas propuestos por el Movimiento Cooperativo desde su fundación en 1895.

Acciones adelantadas: De forma ordenada hemos realizado diferentes acciones desde el comienzo de la emergencia, la mayoría de ellas resumidas en ocho comunicados.

Los primeros, orientados al cuidado de la salud, la vida de las personas y el trabajo en casa; posteriormente enfocados en los paquetes de alivios de primera generación para asociados, por un valor de $35.685 millones, para los cuales se recibieron 49.148 solicitudes, entregando 28.288 alivios a 25.765 asociados, por un valor de $18.764 millones. Dada la prolongación de la cuarentena, estructuramos un Plan de Alivios de Transición por un valor de $39.557 millones, actualmente vigente, con el fin de brindar una mayor oferta de  créditos con tasas compensadas, algunas formas de garantías y otros alivios, con énfasis en las personas, pero también en las empresas de los asociados, recibiendo más de 4.000 solicitudes en una semana.

En ningún momento hemos sido ajenos a la calamidad económica que viven las clases menos favorecidas. Por eso diseñamos un programa de alivios a la comunidad, facilitando el acceso de 3.400 familias a una canasta básica de alimentación durante tres meses, esto sígnifica la entrega de más de 20.000 mercados en 19 ciudades, brindándoles a más de 10.000 personas acceso a una alimentación básica, gracias al aporte de Coomeva, de sus empleados y de los asociados, con una inversión de más de $1.500 millones.

También diseñamos un paquete de apoyo para los empleados afectados, el cual se encuentra vigente.

Realizamos un permanente y riguroso seguimiento y análisis de escenarios de impacto en nuestras empresas que nos han permitido tomar decisiones de vital importancia para mitigar los efectos de la crisis.

Dada la alta incertidumbre ante la duración de la pandemia y su impacto en los asociados durante los próximos meses, se necesita estructurar un Plan de Alivios de Segunda Generación, con un mayor alcance y para su financiación proponemos utilizar parte de los excedentes del 2019, razón principal para la convocatoria de esta Asamblea, al ser necesaria su autorización para ello y también para procurar los instrumentos de liquidez para su ejecución.

IV. BALANCE DE GESTIÓN 2019

El informe se aborda en un video de 30 minutos, por ello solamente reitero que el 2019 fue un buen año, tanto en lo social como en lo económico, manteniendo la base social con niveles altos de satisfacción, y alcanzando resultados financieros destacables, por $75.858 millones en la Cooperativa y $117.480 millones en el Grupo.

V. AVANCE DE LA SITUACIÓN DE COOMEVA EPS

La situación del COVID-19 ha acelerado las actuaciones del Gobierno Nacional frente al Sistema de Salud, lo cual ha favorecido a la EPS.

En marzo se inició la implementación de los techos presupuestales que resuelven en gran parte el financiamiento del No PBS; se han creado mecanismos de liquidez; siendo el más importante la firma del decreto 521 del 6 de abril del 2020 donde fijan los criterios para la estructuración de la Ley de Punto Final, cuya reglamentación finalizará en los próximos meses, generando una expectativa para Coomeva EPS de recuperar las cuentas por cobrar acumuladas durante la última década.

En cuanto al Plan de Fortalecimiento Institucional, estamos finalizando la estructuración de un memorando de entendimiento (MOU) con un posible inversionista, lo cual será objeto de análisis y decisión en la próxima Asamblea Extraordinaria como se mencionó.

A continuación, quisiera referirme a los aspectos futuros del Grupo:

VI. PLAN ESTRATÉGICO 2024

Ante la coyuntura del COVID-19, simultáneamente con las acciones de atención a la crisis, iniciamos la revisión del plan, para establecer la manera como enfrentaremos los nuevos desafíos, conservando como marco de referencia los cuatro imperativos estratégicos que marcarán nuestro accionar futuro, como son:

1. Identidad cooperativa. Una de las mayores evidencias y derroteros que nos está dejando el COVID-19 es el valor de la solidaridad, la mutualidad y la búsqueda del equilibrio entre lo social y económico. Los cooperativistas tenemos por delante una inmensa oportunidad para hacer más visibles las grandes bondades de este modelo fundamentado en valores humanísticos, donde el bienestar de las  Personas y la sostenibilidad del planeta son la gran prioridad.

2. Desarrollo y satisfacción de la Comunidad de asociados. Debemos esperar cambios importantes y acelerados en la manera como nos relacionamos, en los hábitos de consumo y en los canales para acceder a los servicios.

En ese sentido debemos estar atentos y dispuestos a entender e interpretar todos estos exigentes retos con el propósito de adaptar nuestros servicios y experiencias, a fin de continuar creciendo la base social y sus niveles de satisfacción.

En este punto es necesario destacar la necesidad de revisar nuestros planes y futuras inversiones, priorizando los aspectos que permitan una pronta y ágil adaptación tecnológica a lo que se ha llamado la “nueva normalidad” y el pos-coronavirus, con los cambios en las formas de trabajo y nuevos trazos de cultura, desarrollando excelentes experiencias para asociados y clientes, más fundamentadas en la tecnología y la virtualidad, atendiendo las mayores exigencias en eficiencia, competitividad y seguridad,  fortaleciendo el sentido cooperativo de todos estos elementos.

3. Buen gobierno corporativo y cooperativo. Tanto la Dirigencia como la Administración debemos estar atentos a los cambios de  entorno empresarial, cooperativo y normativo, y a los cambios en hábitos y costumbres de los asociados y usuarios, para mejorar la capacidad de adaptación, la toma de decisiones y la gestión. Desde esa perspectiva es necesaria la revisión de nuestro modelo de gobierno corporativo, estando ya visualizado un primer ajuste estatutario durante la próxima Asamblea para adaptarnos a la Ley de Conglomerados Financieros.

4. Fortalecimiento patrimonial. La situación actual nos está permitiendo dar respuesta a los retos y necesidades, tanto de nuestros asociados como de las empresas, reconociendo y destacando que los aportes y especialmente los fondos sociales son una verdadera bendición en momentos como este, siendo necesario su permanente fortalecimiento y la creación de nuevas propuestas como las que traemos a esta Asamblea.

En Coomeva entendimos hace mucho tiempo que no son conceptos antagónicos el tener un extraordinario balance social, focalizado en el bienestar de las personas, y simultáneamente avanzar en la creación de valor; por ello es importante seguir mejorando los resultados y la solvencia financiera, mediante inversiones empresariales coherentes, gestionadas con eficiencia y orientadas por la satisfacción, el servicio y el crecimiento.

VII. CIERRE

Estamos ante un gran reto, pues seguramente las cosas se pondrán más difíciles en los próximos meses, pero debemos mantener la confianza y el optimismo de que saldremos fortalecidos, y sobre todo disponernos a actuar con generosidad y mucha conciencia por el
otro, así como lo hemos hecho en el pasado.

Para terminar, los invito a que entendamos y apliquemos en toda su amplitud el concepto de la “longanimidad” que tantas veces escuchamos de labios de nuestro fundador el Dr. Uriel Estrada Calderón, y que expone magistralmente Alex Rovira, quien inicia diciendo que infortunadamente la palabra “longanimidad” está cayendo en desuso, y a renglón seguido explica su significado como: “la perseverancia y la constancia de ánimo reiteradas en situaciones de adversidad, actuando bajo conceptos de benignidad, clemencia
y generosidad, es decir con voluntad de amar y de compartir; elementos fundamentales para el futuro de todos».

Les doy las gracias en nombre de las 250.000 familias asociadas, con la seguridad de que como siempre estaremos a la altura de las circunstancias en nuestra Asamblea y en las actuaciones futuras frente a la pandemia y sus efectos.

“Orgullosamente cooperativo, orgullosamente Coomeva”

Síguenos