Palabras de instalación

LVIII ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA DE DELEGADOS DE COOMEVA

Compañeros delegados, miembros del Consejo de Administración, Junta de Vigilancia, Dr. Alfredo Arana Velasco, Presidente Ejecutivo Dr. Víctor H. Pinzón querido fundador de nuestra cooperativa y quien engalana esta reunión. Líderes y directivos de la Administración. Colaboradores presentes. Invitados especiales. Apreciados todos.

En esta oportunidad, desde la distancia, pero sintiéndome siempre muy unido y conectado con cada uno de ustedes, les expreso mi cordial saludo y la bienvenida a esta quincuagésima octava Asamblea General de Delegados de Coomeva.

Esta es sin duda una Asamblea sui generis. En nuestros 56 años en Coomeva es la primera vez que no estamos juntos de cuerpo presente, en este escenario democrático.

Encontrarnos presencialmente en nuestra Asamblea anual ha sido siempre reconfortante y una manera de ver representada una pequeña Colombia, pues eso es lo que refleja la unión de toda Coomeva en un solo lugar.

Para mí, nada más valioso y más humano que tener la oportunidad de saludar a cada uno de frente, de estrechar su mano, compartir abrazos de afecto y respeto, cruzar una sonrisa, escuchar sus voces y posiciones, acuerdos y desacuerdos, compartir un café, un almuerzo, y tomar decisiones en ese ambiente de cordialidad, camaradería y unión que siempre nos ha caracterizado en estos espacios.

Esta vez, las condiciones por la emergencia sanitaria nos obligan a tomar esta medida de la virtualidad, siendo responsables con nosotros mismos, con nuestras familias y con los demás. Hasta hace poco nadie hablaba del coronavirus, y de repente este virus llegó y nos cambió la vida a todos, obligándonos a salir de nuestra zona de confort, y a hacer las cosas diferente. La vida en tiempos del COVID-19 es nueva e inesperada y creo que ninguno de nosotros podría decir que estaba preparado para enfrentarla.

Estamos aislados socialmente y distanciados físicamente, incluso, de quienes más queremos. La incertidumbre, tanto de la evolución de la salud pública como de la economía y la vida social del país, y del mundo, son ahora la constante. No podemos desconocer,  Incluso,  que muchos han experimentado estrés y ansiedad frente a estos temas. Afrontar tantos cambios tan intempestivamente no es fácil para nadie.

Por eso quiero empezar agradeciendo a cada uno de ustedes el esfuerzo de estar aquí de forma virtual. Esta Asamblea representa un gran desafío, no solo logístico, tecnológico y organizacional, sino de apertura mental y emocional para todos nosotros.

Pero si de algo sabemos en Coomeva es de eso: de enfrentar  desafíos; de ser creativos y buscar siempre la mejor respuesta a las distintas situaciones. Somos herederos de un inconmensurable legado de cooperación, de una inefable confianza en el futuro y de una convicción de que siempre podremos seguir y salir adelante, a pesar de las adversidades. Este es un hecho que ha sido una constante desde nuestra creación, por aquellos 27 médicos visionarios, hasta hoy en nuestra historia, donde tenemos ejemplos claros de ello.

 

No puedo dejar de mencionar que el estar hoy aquí, de manera virtual, nos muestra qué tan correcto fue iniciar nuestro proceso de transformación digital y cuan importante es continuar por este camino, pues será una condición aún mucho más necesaria para la evolución de las organizaciones y de la sociedad misma.

Estamos viviendo un hecho sin precedentes en nuestro tiempo. Y es este mismo complejo escenario de la pandemia, el que nos está mostrando que ahora, más que nunca, es el tiempo de la cooperación.

La sociedad está entendiendo que no es el individualismo, ni el egoísmo, sino una serie de valores que por 56 años han marcado la esencia y el talante de Coomeva, como  son la solidaridad y la preocupación por los demás, los que garantizarán que superemos juntos esta crisis y salgamos al paso a la “nueva normalidad” que nos sobrevendrá.

Lograr esto para los asociados, los colaboradores, sus familias e impulsarlo en la comunidad es una responsabilidad con la cual nos hemos comprometido, pues cooperar hace parte de nuestra esencia o nuestro “ADN solidario” como lo hemos llamado en algunas de las campañas que estamos promoviendo.

Por otro lado, quiero destacar que hemos estado dando todos los pasos y medidas posibles para priorizar la salud y la seguridad de nuestros asociados y colaboradores, tanto con las medidas de teletrabajo adoptadas, como con los protocolos sanitarios que se están cumpliendo.

En ese sentido, quiero permitirme manifestar unas palabras de agradecimiento y reconocer la labor de todos los trabajadores y personal asistencial de nuestras empresas de salud, por su dedicación al deber, con el mayor profesionalismo y compromiso, en este momento de coyuntura sanitaria.

Fieles al propósito de que nuestras acciones sean nuestro mensaje cooperativo, como ustedes saben, hemos planteado diversas medidas de alivio financiero para asociados, colaboradores y para comunidades vulnerables. Frente a esto último, aprovecho para agradecer a todos los que se han sumado y contribuido con esta campaña.

Miraremos por supuesto lo sucedido en 2019, un año en el que, no me cabe duda, cumplimos nuestro compromiso de brindar un Significativo aporte social, económico y ambiental, para facilitar la vida de nuestros asociados y contribuir al desarrollo del país.

De manera coordinada e integral entre la Cooperativa y sus empresas brindamos soluciones a las necesidades fundamentales de nuestros 252.499 asociados en vivienda, educación, protección y seguridad social, salud, servicios financieros, recreación y apoyo al emprendimiento, entre otros, con lo cual logramos entregarles beneficios por casi $159 mil millones.

Son destacables, entre otros, los resultados del Fondo Social de Vivienda; los avances en el Plan de Recuperación y Fortalecimiento Institucional de Coomeva EPS y de la gestión para una salida definitiva para la situación de la empresa; la contribución al progreso y el buen momento de nuestras empresas del sector Financiero; nuestro reconocimiento a Coomeva precisamente como conglomerado financiero del país; los aportes al empresariado por parte de la Fundación; los aportes desde la sostenibilidad social, ambiental y económica, como una cooperativa sólida en todo sentido.

Los reconocimientos de nuestras empresas en temas de equidad y en ser mejores lugares para trabajar; y por supuesto la formulación de nuestro Plan Estratégico Coomeva 2020-2024, definiendo el camino que nos proyectará como una mejor Coomeva a lo que serán nuestros 60 años.

Como señalé en un principio, la nueva normalidad que nos ha traído la pandemia se nos presenta como una variable muy importante para el futuro próximo y las decisiones que debemos asumir el día de hoy en esta jornada.

Nuestro propósito es hacer del 2020 un año donde fortalezcamos nuestra identidad cooperativa, desarrollando mejor nuestra comunidad, consolidándonos como una organización moderna, de frente a la transformación digital, que responde a los grandes desafíos globales, potenciando nuestras capacidades y recursos, y generando servicios y beneficios que faciliten la vida a nuestros asociados, sus familias y a todo un país, en medio de un entorno seguramente aún más desafiante.

Son momentos difíciles, pero al mismo tiempo, son momentos para reflexionar sobre el potencial de Coomeva y del modelo Cooperativo. Hoy en Colombia hay 3.205 cooperativas registradas y este modelo tiene presencia en 25 sectores de la economía entre los que están salud, vivienda, educación, recreación, turismo, ahorro, crédito, transporte, cultura y servicios públicos. Los activos de las cooperativas en Colombia ascienden a $44 billones de pesos y sus ingresos anuales superan los $28 billones de pesos. Su patrimonio colectivo es de $16 billones de pesos. Es el modelo con más innovación social pues aporta soluciones a la disminución de la pobreza;  genera empleo para distintos grupos de población; alcanza zonas donde a veces ni el Estado llega; facilita a las personas sus propias iniciativas de progreso, a través del apoyo al emprendimiento; además de ampliar alternativas para la inclusión financiera, educativa, en salud y vivienda, atrayendo, incluso, inversión extranjera. En ese orden, es entonces el cooperativismo la mejor alternativa para que los colombianos, aportando de manera solidaria, juntos, podamos salir de esta situación y ayudar a los demás a superar las consecuencias de esta pandemia. En una sociedad que tiende a buscar ser mejor, más educada, más equitativa y solidaria, el cooperativismo es, sin duda, una de las respuestas.

Hoy más que nunca estamos llamados a fortalecer los valores de la cooperación, la solidaridad y la mutualidad. El cooperativismo debe tomar la bandera de la recuperación y ser la mano extendida para muchas personas que nos necesitan.

Conscientes de la importancia de nuestro papel en este momento tan crucial de la humanidad, los invito a adelantar esta primera  Asamblea Virtual de Delegados de Coomeva de la mejor forma, con el compromiso de siempre, actitud de escucha, serenidad y paciencia para responder a las dificultades y apertura en el proceso de aprendizaje que esto también nos significa.

Estoy seguro de que estaremos a la altura que este momento nos demanda. Un saludo para todos en sus hogares, para sus familias, deseándoles que gocen del mayor bienestar y salud. Un reconocimiento especialísimo a todas las personas que tecnológica, logística y administrativamente, permiten que hoy cumplamos con la obligación que asumimos con más de 250 mil asociados que nos dieron su representación. Que el Señor nos ilumine para tomar con responsabilidad y sano debate las mejores decisiones en beneficio de nuestra querida Coomeva. Bienvenidos todos y declaro así formalmente instalada la quincuagésima octava Asamblea de Delegados no presencial, Coomeva 2020.

ORGULLOSAMENTE COOPERATIVO, ORGULLOSAMENTE COOMEVA

Síguenos