En la crisis, nuestras acciones son nuestro mensaje cooperativo

Al iniciar 2020 Colombia se proyectaba dentro de los desafíos esperados, con tareas pendientes como mejorar la confianza del consumidor, las cifras de empleo, entre otros. La Ley de Crecimiento Económico enviaba mensaje de tranquilidad en cuanto al riesgo, a la vez que se daban noticias positivas en torno a la estabilización del precio del petróleo, de las tasas de interés y de la inflación, y unas perspectivas de crecimiento optimistas.

Pero con el primer infectado con covid19 en el país, el pasado 6 de marzo, todo empezó a cambiar, pues era inminente la llegada de este virus, al que solo el aislamiento social y el distanciamiento físico parecen paliar.

Colombia se sumó a la crisis por la pandemia por coronavirus; el Gobierno declaró la emergencia sanitaria y decretó cuarentena en todo el territorio desde el 24 de marzo, extendida hasta el 1.° de julio. El país alcanzó 36.635 casos de covid19, en un contexto global de 6,6 millones de casos confirmados1.

Buena parte de los colombianos sienten hoy los impactos sociales y económicos por el aislamiento, las restricciones laborales e incluso por el cierre de muchas empresas. Nuestros asociados no han sido ajenos en este impacto, viendo disminuidos sus ingresos como profesionales independientes, microempresarios o empleados de empresas hoy debilitadas económica y hasta anímicamente. Pero el covid19 también vino a recordar eso que en Coomeva profesamos desde siempre: solo cooperando, en unión con otros, es
posible cuidarnos y salir adelante.

Fieles a nuestro pensamiento de que nuestras acciones son nuestro mensaje cooperativo, en Coomeva no solo acogimos las medidas de cuidado y prevención, sino que al 25 de marzo entregamos un primer paquete de alivios para ayudar a los asociados, colaboradores y a la comunidad más vulnerable, a sobrellevar los impactos de la crisis sanitaria.

Sabemos que ayudando nos ayudamos, y dada la acogida y las mayores necesidades de nuestros asociados y sus familias, extendimos luego dichas medidas de alivio en un plan que denominamos de transición. Pero la propagación del virus y el impacto en las familias siguen en ascenso, y ser ajenos a esto no es una opción para Coomeva. Hoy más que nunca es el momento de cooperar y tomar las mejores decisiones por el bienestar de nuestros asociados, así como por la sostenibilidad de la Cooperativa y sus empresas.

¿Pero cómo hacerlo en estos tiempos de pandemia, cuando no son posibles los abrazos, menos reunir a nuestro máximo órgano decisorio, con 100 delegados, en un solo espacio? La fuerza de la mutualidad, el poder de la solidaridad y nuestro compromiso por ayudar de la mejor manera a nuestros asociados afectados, nos motivaron a plantearnos el desafío de realizar, por primera vez en la historia de Coomeva, nuestra Asamblea General de Delegados de forma no presencial.

Democracia cooperativa en tiempos de pandemia

Este momento nos ha demostrado el correcto camino que iniciamos en Coomeva de la transformación digital. Aprovechamos los avances tecnológicos logrados y nos fortalecimos en lo necesario para realizar nuestra LVIII Asamblea, empleando las herramientas digitales.

Motivados por el propósito de ayudar a nuestros asociados, superamos importantes retos tecnológicos, logísticos, organizacionales y hasta mentales, y con grandes esfuerzos logramos llevar a la virtualidad el mayor escenario democrático de nuestra cooperativa.

La preparación y realización de esta LVIII Asamblea de Delegados de Coomeva, no presencial, el 30 de mayo de 2020, demandó muchas horas de dedicación de varios equipos de trabajo, tecnología, protocolos de seguridad informática, manejo de herramientas y modelos de operación de la Asamblea, parametrización de roles y funciones, preparación de equipos técnicos y logísticos para atender eventualidades, más de siete jornadas de capacitación de los delegados, cinco simulacros, comunicación y evaluaciones permanentes,
organización de la sede de operaciones y un alistamiento técnico preciso para brindar soporte y garantizar su mejor desarrollo.

El éxito de esta Asamblea, en la que estuvieron conectados virtualmente 98 delegados, desde 33 ciudades e incluso desde otros países, por un poco más de 11 horas, nos ratifica que los ideales de cooperación están hoy más vivos y fuertes en Coomeva, que somos una comunidad que aun estando lejos puede ser mucho más unida, y que para servir a nuestros asociados no hay barreras geográficas, tecnológicas o de aprendizaje que nos detengan.

Esta Asamblea no presencial será un evento para la memoria de Coomeva y de cada participante. Por eso quisimos dedicarle esta edición especial de nuestra Revista Coomeva, compartiendo con todos los asociados los principales hechos de este hito histórico de nuestra Cooperativa. A continuación presentamos un panorama de las principales cifras de lo que implicó la realización de esta Asamblea:

ALGUNAS CIFRAS DE LA PRIMERA ASAMBLEA
GENERAL ORDINARIA DE DELEGADOS NO PRESENCIAL

 

1 Cifras oficiales Ministerio de Salud, a 5 de junio de 2020, y del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades —referencia oficial para el Gobierno nacional de Colombia.

Síguenos