¿Y por qué cooperar?

En los tres primeros meses del año, las empresas en Colombia deben presentar ante sus dueños el balance de gestión del año fiscal anterior y en eso, a algunas les va bien y a otras, no tan bien.

Si fuera la humanidad la que en este periodo tuviera que presentar un balance y la gestión de sus actuaciones, creo que estaría dentro de las empresas con resultados de “no tan bien”.

Si analizamos los aspectos en los cuales nos hemos “rajado”, todos se relacionan con la falta de cooperación, de ayuda mutua y de solidaridad de los que habitamos este planeta. Esto es paradójico, pues el éxito de la vida, de la evolución y de la supervivencia está en la ayuda mutua y en la cooperación.

Con un vistazo a algunos de estos problemas vemos que si hiciéramos lo contrario a lo que hacemos hoy, al menos podríamos mitigar dichos problemas y hasta desaparecerlos.

Por ejemplo, sabemos que el cambio climático y el calentamiento global son resultado de la falta de cooperación de muchos, que no atacamos las raíces de la propagación de gases de efecto invernadero.

Por otro lado está el ilimitado consumo humano –vestuario, electrodomésticos, teléfonos, computadoras y miles de productos más-, que con la anuencia de gobiernos y empresas, la mayoría son desechables, para que así se cumpla el ciclo vicioso de volver a comprar y volver a tener. Si cada uno paráramos ese afán de consumir sin medida, estaríamos cooperando para bien de todos, en ayuda mutua.

La depredación de nuestros recursos naturales es otro aspecto intolerable. Las mentes obtusas que creen que mañana, en vez de pan, comerán un pedazo de oro o de níquel, o que en lugar de oxígeno podrán respirar petróleo o gas, no dimensionan el daño que hacen cuando asaltan nuestros recursos naturales.


Pero puede que no estemos condenados a desaparecer, si logramos entrar en un modo intenso de cooperación y ayuda entre nosotros, con un alto componente ético y moral en el comportamiento humano. La cooperación y la ética, ligados a los otros valores, contribuyen a que cesen todas las actuaciones que destruyen nuestra vida.

Los que estamos inmersos en el mundo cooperativo tenemos una gran parte de este camino recorrido, y somos los llamados a replicar la voz y el actuar cooperativos.

Esta es una invitación a que en su balance personal incluya la cooperación, la ayuda mutua y la solidaridad, dentro del marco ético y moral, y con toda seguridad verá cambios asombrosos en su mundo y en el mundo.

 

Síguenos