SUS HISTORIAS

“La vida es un camino lleno de comienzos. Coomeva me dio el espacio para seguir recorriéndola”
Orlando Iván Herrera Fortich

El creador del Club de Caminantes de Coomeva Regional Caribe recorrió casi 1.600 kilómetros durante más de 700 horas, guiando a unos 10.700 asociados y sus grupos familiares.

Empezó a caminar en 1975 llevando a sus estudiantes de la Universidad del Atlántico a la Sierra Nevada de Santa Marta, como método para enseñar la Biología. Cuando ya no fue posible volver a la Sierra continuó su camino por las playas del Caribe, convirtiéndolas en su mejor recurso docente, hasta que se jubiló en 1995.

 

Su amor por la vida y por el cooperativismo, y su entusiasmo por compartir sus experiencias con la naturaleza, lo llevaron a crear el Club de Caminantes de Coomeva Regional Caribe, como el primer club de senderismo del departamento del Atlántico.

El profesor Orlando Herrera1 se asoció a Coomeva en Barranquilla en 1998 y el 25 de abril de 1999 empezó las caminatas con 15 asociados. En poco tiempo guio hasta 100 personas en cada salida, incluyendo niños, jóvenes e incluso, luego de formarse como guía de turismo, creó un grupo especial para adultos mayores.

Con los cinco sentidos y toda la emoción

Para caminar hay que hacer una preparación física, mental, emocional y económica, explica el profesor Herrera.

“Coomeva aportó en lo económico subsidiando las actividades. En lo mental y emocional, mi esposa fue vital. Ella me acompañaba a los prerrecorridos, promovía las caminatas e invitaba a la gente; yo me encargaba de la parte técnica. Las personas acogieron la idea de las caminatas, porque no vendíamos un servicio, sino un estado de emoción”,

El profesor Orlando definió la Ecoternura como filosofía del Club, para hacer que los grupos recorrieran los senderos con los cinco sentidos alerta. También aprovechaba las caminatas para trabajar principios cooperativos y hablar a las personas sobre la importancia de Coomeva en la recreación. “Se trataba de llegar al estado de máxima sensibilidad desde nosotros mismos y hacia el entorno, disfrutando la naturaleza desde el interior hacia el exterior”, señala.

Aunque hoy el profesor Orlando está alejado de las caminatas, el grupo sigue saliendo con la misma filosofía con la que lo creó.


1 Licenciado en Química y Biología de la Universidad Libre de Bogotá. Magíster en Docencia Universitaria de la Universidad Pedagógica de Bogotá.
Profesor jubilado de la Universidad del Atlántico.

Síguenos