La muñeca negra: Un sueño que sigue cambiando vidas

La poesía le llegó en uno de los momentos más tristes de su vida. Escribir fue su desahogo y publicar su primer libro, La muñeca negra, fue un sueño cumplido, con el que además exalta su raza y su cultura, que son su mayor orgullo.


¿Por qué me dicen morena? Si moreno no es color. Yo tengo mi raza y es negra. Y negra me hizo Dios (Negra soy. Mary Grueso)

Al preguntarle sobre su poesía a Mary Grueso Romero los ojos se le iluminan y parecen sonreír. Esta reconocida maestra, narradora oral, poetisa y gestora cultural colombiana, asociada a Coomeva en Buenaventura, hace varios años encontró en la escritura la forma de expresar sus sentimientos y de enaltecer su raza negra y la cultura del Pacífico.

“Como maestra me di cuenta de que en los libros escolares los negros no aparecíamos. Solo nos nombraban ligados a la pobreza o la esclavitud. Decidí entonces crear mis propios instrumentos pedagógicos para enseñar a los niños su cultura y a dignificar su origen. Empecé a escribir cuentos donde mis alumnos eran protagonistas y a leerlos con ellos, para que así se vieran reflejados en la literatura, y que la sociedad también los reconozca y los valore. Así nació el poema La muñeca negra”.

La historia de Mary Grueso es una muestra de cómo cosas maravillosas muchas veces salen del dolor. La poesía vino a ella como una forma desahogar su profunda tristeza por la muerte de su esposo y de mantener el recuerdo vívido de su madre, una modista que le hacía muñecas de trapo, mientras le declamaba poesías.

La muñeca negra estuvo guardada mucho tiempo, pues la profesora Mary quería que el mundo la conociera ilustrada a color, con dibujos que reflejaran su raza y su comunidad. Publicar su libro de esta forma era su sueño y tocó varias puertas hasta que en 2011 Coomeva le abrió la posibilidad de financiarlo.

La muñeca negra 

es hoy una obra obligada de la literatura afrocolombiana, reconocida también internacionalmente. “Yo confiaba en que iba a ser leída, pero no imaginé que fuera a trascender tanto. Han pasado tantas cosas que me sorprende: Han hecho juegos, talleres, botones, puestas en escena y hasta en un colegio les daban una muñeca negra a los niños como premio por haber sido los mejores”, asegura la poetisa.

“Coomeva me ayudó a cumplir este sueño. Ha sido mi cooperativa, la única en la que he confiado y la que me ha dado la mano en muchos momentos: en los más dolorosos, pero también en los más especiales”.

Mary Grueso es licenciada en Español y Literatura, especialista en Enseñanza de la Literatura, y en Lúdica y Recreación para el Desarrollo Social y Cultural. Ha sido reconocida con múltiples premios y galardones por su trabajo educativo, literario y cultural de casi 40 años. Ha sido una de las 100 mujeres más destacadas en el Valle del Cauca.

Síguenos