Sobre liderazgo no todo está dicho

liderazgo

Uno de los temas de la gerencia sobre el cual más se ha escrito e investigado es el relacionado con el liderazgo. Pareciera que todo está dicho, pero creo que aunque el tema tiene elementos recurrentes o lugares comunes, estos van evolucionando con los cambios que se presentan en el mundo, tales como la globalización y la revolución digital, y van apareciendo o se van redescubriendo nuevos enfoques. Esto me ha ocurrido al escuchar las presentaciones sobre liderazgo hechas por nuestro ilustre invitado a la reciente LV Asamblea General de Delegados de Coomeva, el médico español Mario Alonso Puig, y al leer algunos de sus libros como El Cociente Agallas y especialmente Madera de Líder, por lo que me he animado a repasar tan importante y vital concepto del mundo empresarial y de las otras esferas del desarrollo humano. 

Como es apenas lógico debemos partir de una definición de liderazgo. Un líder es alguien capaz de transformar una visión en una realidad. En ese sentido el líder debe tener claridad mental para crear o captar una visión que sea compartida; debe inspirar a otros para creer en sus capacidades y posibilidades de alcanzar esa visión; y debe lograr un elemento fundamental como es la movilización, es decir las acciones, ir más allá de las palabras y de los deseos, para alcanzar el gran propósito. 

 

“Definitivamente el liderazgo es un ejercicio más orientado a servir que a ser reconocido, por eso un aspecto fundamental del líder es su confiabilidad o mejor, la confianza y predictibilidad que genera sobre sus decisiones y actuaciones. Ser confiable es un imperativo para los líderes”

Revisemos algunos de los conceptos que más llaman la atención y que podría decirse son características o atributos básicos del líder o del liderar:

El líder debe tener competencias, conocimientos, experiencias y talento. Es indudable que un verdadero líder debe contar con estos elementos. No tener competencia no genera confianza. Aunque es necesario aclarar que no se trata de que solo personas con alta formación pueden acceder a liderar, ya que existen muchísimos ejemplos de grandes líderes cuyo talento no se basa en la formación académica.

lideres

Visión compartida. Es una visión inspiradora que casi siempre requiere de una síntesis que facilite su comunicación, compresión y apropiación. Su logro requiere espacios de optimismo y de abundancia, si se quiere también de pragmatismo y realismo, pero sobre todo de esa energía que nos lleva “a jugar a ganar y no simplemente a procurar no perder”.  

Carácter y sentido ético. Es decir, alguien en quien se puede confiar. No es perfecto, pero es coherente y moviliza con el ejemplo. “Un verdadero líder mueve a las personas no por lo que dice, sino por lo que es y su autoridad surge de su ser”. Son inherentes los conceptos de la ética, la honestidad y la integridad.

Conexión y desempeño del equipo. Un líder genera conexión con sus liderados o equipos. Conexión entendida como aquello que se ha dado por llamar “química”. Que permite establecer esos fuertes e invisibles lazos que conectan al líder y sus liderados y a ambos con la visión. Es una realidad que los resultados son el fruto del trabajo en equipo y no de individualidades, por eso la necesidad de conformarlos bien y de entender sus dinámicas e interacciones para lograr los objetivos propuestos.  

El líder y la inspiración. Es fundamental valorar a los participantes en el equipo, lograr que vean y se apropien del objetivo, permitir e impulsar que crean en sus capacidades y puedan desarrollar todas sus potencialidades. 

¿El líder nace o se hace? El doctor Puig reconoce que hay personas que nacen o crecen en ambientes que les ayudan a desplegar el liderazgo de forma casi natural, pero la mejor noticia es que sí es posible desarrollar y perfeccionar las competencias de liderazgo. Explica que más que una persona “líder” se trata del verbo “liderar”, es decir, se puede ver desprovisto de personalización y en ese sentido todos pueden liderar. Para ratificar esto cita al filósofo español de mediados del siglo pasado, José Ortega y Gasset, quien dijo que ”los seres humanos somos un gerundio y  no un participio”.  

lider conexion

El líder y su comunicación. Es indiscutible también la necesidad de que los líderes sepan transmitir sus ideas y es muy importante también que ellas estén bien presentadas, pero lo es más aún que sean auténticas y sinceras expresiones de sus creencias, pensamiento y compromisos. 

El líder, la jerarquía y la autoridad. La idea es que los cargos y las jerarquías nos los dan el poder, pero la verdadera autoridad proviene de las personas, de quienes lideramos. 

El talento vs. la perseverancia. Este concepto es bastante conocido; es el que nos lleva a afirmar que son muchos más los éxitos que provienen de la capacidad de perseverar y de persistir que los que provienen del talento puro y simple. Esto no es distinto en el concepto del liderazgo, indicando que “el triunfo en la vida depende 20% del talento que se tenga y 80% del corazón que se ponga”.

Los líderes son solo aquellos que afrontan grandes gestas. El liderazgo en el mundo y en las empresas está por todas partes. No se trata de posiciones o jerarquías, es más, muchas veces se trata de momentos o circunstancias. Para esto el doctor Puig trae otra cita contundente de James Allen: “Las circunstancias no hacen al hombre, simplemente lo revelan”. 

El liderazgo es una capacidad entrenable o lograble. El doctor Puig es un gran estudioso de la mente y su funcionamiento y quizás uno de los aspectos más interesantes de sus planteamientos está precisamente en este punto. Al plantear que la mente relacionada con la conciencia, con la inteligencia, con la creación, y con la innovación es desarrollable en niños y adultos, citando para esto a Santiago Ramón y Cajal: “Todo hombre, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”. 

Otro aporte fundamental de sus planteamientos en este aspecto es que en estos momentos cuando la agitación, el 7×24, la hiperconexión, lo virtual, lo rápido, la multitarea (que indica es un imposible para los seres humanos) se están tomando el mundo, es necesario abrir espacios para que los líderes reflexionen y puedan mantener la atención plena en los asuntos que los ocupan en el presente. Y para esto con gran fundamento científico, basado en estudios e investigaciones con pacientes y el tratamiento de sus enfermedades, propone la necesidad de practicar meditación o mindfullness, como un excelente método para aumentar la concentración, disminuir la  frustración, la angustia, la impaciencia y administrar mejor las emociones  propias del ejercicio del liderazgo.

Termino con una frase de su libro Madera de Líder: “Siempre es más fácil destruir que crear, desilusionar que entusiasmar, abandonar que luchar, seguir que liderar, golpear que perdonar, y sin embargo, cada vez que una persona toma una decisión, cada vez que una persona hace una elección, está expresando el grado de libertad con el que se ha comprometido a vivir.”

Síguenos