Inicio » Oasis — Noviembre 16, 2012

Vive siempre el espíritu de la Navidad.
Dá lo mejor de ti

Siempre he sentido simpatía por los músicos del Titanic y los visualizo tocando con el alma antes de que el barco se hunda. Es muy motivante verlos como seres que hacen lo suyo con amor hasta el final, pase lo que pase. Dicen que la última melodía que tocaron se titulaba “Más cerca oh Dios de ti”, no se sabe si es verdad o leyenda. Piensa en esos ocho músicos cuando todo vaya mal, cuando creas que no vale la pena confiar e insistir. Ellos sabían que iban a morir pero decidieron dar aliento y ánimo a todos hasta el último segundo. Cumplieron una misión de amor y, al tocar en medio de la tragedia, estaban bien cerca de Dios, como lo debes estar tú. Cuando soplen vientos derrotistas, confía, da lo mejor de ti. En Navidad, el nuevo año y siempre, apela a tus talentos y tus mejores recursos.

Espíritu de la Navidad

Usa bien los talentos

Una de las historias más inquietantes de Jesús es la conocida parábola de los talentos: Mateo 25, 14-30. Habla del hombre rico que antes de viajar confía sus riquezas o talentos a sus servidores.

En tiempos de Jesús un talento equivalía a unos 35 kilos de un metal precioso. Para el Maestro esos talentos son los dones que Dios da a cada ser para que fructifique con ellos.

A uno le da cinco talentos, a otro tres y uno al último. Cuando regresa les pide cuentas. El primero y el segundo han doblado lo recibido, pero el tercero no ha hecho nada más que esconder el talento en un hueco. Esta sugerente parábola es para examinarte y mirar qué haces con tus capacidades. Ámate, da lo mejor y usa tus talentos ya que todo ser tiene dones para triunfar, servir y ser feliz. Ahora bien, sé siempre consciente de que lo fácil te tienta, pero lo difícil es lo que te permite usar tus dones, superarte y mostrar de qué eres capaz. Los ejemplos abundan y uno impactante es el de Joanne Rowling, exitosa autora de Harry Potter.

En junio de 1990, Joanne viajaba en un tren demorado durante cuatro horas, de Mánchester a Londres. Entonces surgió en su mente, completamente formada, la idea de una escuela de magos.

“No sé de dónde provino la idea pero Harry Potter y todos los personajes y situaciones afloraron en mi cabeza”. En diciembre de ese año, murió su madre tras una batalla de diez años con la esclerosis múltiple. Rowling viajó a Oporto, Portugal, trabajó como profesora de inglés y en 1992 se casó.

En 1993 nació su hija Jessica Isabel, ella se separó y se fue a a Edimburgo a vivir con su hermana. Todo ese tiempo sufrió mucho debido al proceso de ruptura con su exmarido y en 1994 estuvo en depresión y pensó en el suicidio. Sin empleo y sólo con el apoyo del Estado, completó en 1995 su primera novela en los cafés cuando Jessica se dormía.

¿Lo ves claro? Lo que vale nunca es fácil. Joanne dio lo mejor de sí y de verdad hizo magia con su fe, su coraje para no sucumbir y su dedicación.

Logra que en Navidad y el Nuevo año renazca en ti una actitud positiva en la que siempre das lo mejor.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*