Inicio » Oasis — Enero 20, 2014

¿Quiéres una vida nueva?

Si tu respuesta es un SÍ animoso, acepta que para lograr resultados diferentes no puedes seguir haciendo lo mismo. Necesitas elaborar un Plan con fechas, para que tus deseos no sean efímeros y volátiles. Sin planeación y sin acción todo deseo es ilusión y genera frustración. Pide a Dios coraje para cerrar ciclos, soltar amarras y enderezar el rumbo. Inicia el año sin lazos que atan, con un perdón sincero, metas claras y buenas prioridades.

Aplica la Ley de Atracción: Atraes lo que piensas y lo que, porque hay un poder magnético en la mente. Decide hacer cambios que te sacan de lo trillado, exorcizan la rutina y te mueven a renovarte sin cesar. Para no andar errático elige controlar tu mente ya que si no la enfocas en lo positivo, ella es “la loca de la casa” y juega contigo, pensando en lo peor o centrada en un ayer amargo o en un futuro incierto.

Historia y buenas prioridades

El mago inició su show y deslumbró a todos con sus geniales y asombrosos trucos. María estaba allí encantada, pero ese día la magia la puso a pensar en algo importante: “Este mago descresta porque ha practicado inimaginables veces y su destreza es el fruto de miles y miles de ensayos. Ah, hoy lo veo claro, uno de mis errores es esperar que mi vida cambie por arte de magia”.

Mientras el ilusionista hacía aparecer o desaparecer personas y objetos, Mary se decía a sí misma: “No es con artificios, sino con un compromiso, como puedo dejar mis malos hábitos y adquirir otros buenos. Un Guía o un seminario me pueden ayudar, pero no van a hacer magia, esa sólo la puedo hacer yo misma”. El show terminó, pero ese día Mary empezó un proceso que la llevó a transformar su vida paso a paso.

Tener buenas prioridades es poner de primero lo primero. Acaso dirás: “Pues eso es lógico”. Pero los seres humanos hacen locuras y son pocos los que en la práctica tienen de primero lo primero. Pregúntale a alguien: ¿Tu familia y tus amigos son importantes? De seguro te dirá: “Claro, por supuesto”. Pero ¿lo vive? Duda que así sea. ¿Lo vives tú? ¿Cuáles son tus compromisos para una Vida Nueva?

Dios tampoco es una prioridad para los seres humanos. La mayoría de la gente es atea 23 horas y 56 minutos del día. De hecho Dios sólo aparece en sus vidas dos minutos en la mañana y dos en la noche para rezar algo de memoria. Puede que también surja el fin de semana para una misa o un culto que, tantas veces, en nada cambia sus vidas.

Pero tú quieres una Vida Nueva, ¿verdad? Entonces programa cosas nuevas. Escribe tus compromisos con frases breves en un papelito de colores y fíjalo al espejo que miras cada día. Así podrás renovar esos compromisos mañana y noche y orar para contar con Dios, no como un bombero, sino como una presencia constante. Así sí podrás disfrutar una Vida Nueva.

3 Comentarios

  • Cordial saludo

    Cordial saludo

    Excelente mensaje, es lo que necesitaba para realizar un cambio en mi vida que vengo planeando desde que empezó el año.

    Gracias

  • muy buenos estos tips para encender nuestra chispa de mejorar la vida que tenemos.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*