Inicio » Institucional — Enero 10, 2017

Medio ambiente y paz en Colombia ¿Sostenibilidad o mayor degradación ambiental?

Invitamos a analizar este tema a nuestro asociado de Coomeva, el médico Fabián Méndez Paz, Ph.D en Epidemiología de la Universidad de Johns Hopkins, y becario Fulbright en temas de cambio climático, actual director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle en Cali.

coomeva-verde-natural

Revista Coomeva, RC: ¿Cuál es la relación entre el medio ambiente y la paz?

Fabián Méndez Paz, FMP: El conflicto armado en Colombia ha tenido impactos muy negativos en el ambiente, por contaminación de ríos por oleoductos dinamitados o por el uso de químicos en la siembra de coca. No obstante, desde una visión conservacionista, algunos ambientalistas consideran que la presencia del conflicto también ha servido para mantener ciertas áreas del país libres de la intervención indiscriminada del desarrollo.

Lo cierto es que los procesos de dejación de armas traen como consecuencia la posibilidad de entrar a territorios antes vedados, y por tanto hay que pensar y planificar el uso adecuado de los recursos naturales y de los llamados “servicios ecosistémicos” allí disponibles; es decir, todo lo que da soporte a la vida.

RC: ¿Qué postura debe tener entonces el país frente a los territorios?

FMP: En cualquier escenario, lo que necesitamos es una relación con el ambiente más coherente con los principios de un desarrollo con límites al crecimiento. Comprender la relación entre desarrollo, bienestar, salud y paz, desligando la idea de desarrollo a la noción exclusiva de crecimiento económico.

No podemos seguir creciendo y utilizando los recursos sin límites. Si todos consumiéramos como un habitante promedio de un país del norte necesitaríamos seis planetas Tierra para vivir. Pero también sabemos que si consumiéramos como un habitante de Chad en África, necesitaríamos solo el 10% del Planeta. Entre estos dos extremos debemos encontrar modelos alternativos que permitan tener bienestar y buen vivir, de manera responsable.

RC: ¿Es decir que para la paz necesitamos una ética del medio ambiente?

FMP: Claro que sí. Necesitamos una visión ética de responsabilidad con el ambiente y con los demás seres vivos del planeta. Es aprender que la naturaleza nos provee el soporte para la vida, y que nos da también el goce “estético” de disfrutarla. Necesitamos una nueva forma de ver el mundo, que construya una nueva relación hombre-naturaleza. Hay beneficios que no se pueden medir en términos económicos, como el placer de estar rodeado de naturaleza.

RC: ¿Qué oportunidades tendría el país para mejorar la gestión de los recursos naturales en el marco de la aplicación de un acuerdo de paz?

FMP: Es un tema relacionado con justicia social. Los que usufructúan los recursos ambientales son unos, pero los que se quedan con las deudas, los pasivos ambientales son otros, generalmente comunidades pobres. Un ejemplo es la minería y en general el resultado que tenemos de la reprimarización de la economía. Pasamos de más del 50% de exportaciones en productos primarios a más del 70%.

Debemos pasar a una economía con sostenibilidad y desarrollo local, con participación de las comunidades y de los diferentes actores sociales, así como promover formas de economía solidaria y cooperativa. Esto será importante en procesos de desconcentración de la propiedad de las tierras, tema central en los acuerdos.

Nos han vendido la idea de que la industria agrícola es la que soporta la alimentación y es una mentira. 80% de lo que consumimos es producido por el 20% de los pequeños agricultores. Sin ir lejos, el Valle del Cauca tiene un monocultivo que no da seguridad alimentaria. En caso de un acuerdo debemos saber bien para qué y en qué cultivos se van a utilizar las tierras, pues más del 50% de estas no se usa o está mal utilizada en ganado o pastoreo, dejando una huella ecológica muy alta.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*