Inicio » Junta de Vigilancia — Abril 29, 2014

La sostenibilidad ambiental y el cooperativismo

Las organizaciones cooperativas como Coomeva tienen un compromiso doble con el medio ambiente.

En primer lugar, filosóficamente y dada su naturaleza misma, estas organizaciones se sustentan en la responsabilidad social y se consideran un modelo empresarial sostenible.

Las cooperativas son organizaciones formadas por colectivos de personas para la solución de necesidades que les son comunes. Así, su definición es una declaración inequívoca de responsabilidad social. Las cooperativas producen bienes y servicios para solucionar las necesidades de sus asociados. Por tal, debe entenderse que lo que se produce ya tiene consumidores, inclusive antes del hecho de producirse.

Las cooperativas no crean necesidades, las solucionan

En segundo lugar y ante la necesidad urgente de disminuir al máximo la huella ecológica que dejamos, la empresa cooperativa debe jalonar este proceso de sostenibilidad ambiental. Las cooperativas son un referente para que las empresas tradicionales asuman cambios en este sentido y dejen un mundo por lo menos igual y ojalá mejor que el que vivimos.

Al ser organizaciones sin ánimo de lucro, las cooperativas tienen la oportunidad de aplicar en cada una de las etapas del proceso productivo, efectivos elementos de solidaridad que se materializan en la responsabilidad social y en la sostenibilidad ambiental.

Para Coomeva la sostenibilidad es el resultado de una actuación socialmente responsable. Impulsamos iniciativas que van más allá de nuestro ámbito de acción y asumimos la responsabilidad por los resultados e impactos de nuestras acciones y operaciones, en lo económico, lo social y en lo ambiental. La Junta de Vigilancia tiene también como responsabilidad velar por que en Coomeva se cumpla el Pacto Verde Cooperativo, la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*