Inicio » Escuela de consumidores — Enero 10, 2017

La bicicleta una opción de transporte sostenible y responsable

Usar la bicicleta como medio de transporte en las ciudades ayudaría a lograr cinco de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS.

bicicletas-117

Para muchos, el vehículo del futuro se inventó hace mucho tiempo: la bicicleta. Cada vez más se promueve su uso como transporte alternativo por sus beneficios al medio ambiente, la salud, la economía, la movilidad, y en general a la sostenibilidad en las ciudades.

Aunque en el “Codez Atlanticus” de Leonardo da Vinci de 1490, ya aparecía un dibujo de lo que podría ser una bicicleta, fue el 12 de junio de 1817 cuando el inventor e investigador alemán, Karl Freiherr von Drais, se hizo famoso por la demostración pública de la “máquina andante” o “draisiana”, una especie de velocípedo de dos ruedas, precursora de lo que hoy conocemos como el “caballito de acero”.

Tal vez en ese momento no se visualizaba que este invento se convertiría en la mayor revolución para la movilidad sostenible en el futuro.

Las ciudades albergan el 50% de la población mundial, consumen el 75% de la energía que se produce y generan el 80% de las emisiones de CO2 a escala global. El transporte en las ciudades es una de las actividades que más consumos indiscriminados genera.

El rápido proceso de motorización en las ciudades está trayendo efectos negativos en la salud poblacional, el ambiente y la equidad social, explica la profesora de la Universidad del Valle, Janeth Mosquera Becerra, Ph.D, experta en movilidad sostenible. “Las ciudades vulneran los derechos de los ciudadanos en cuanto a sus opciones para la movilidad. Los recursos se orientan al transporte masivo, y opciones de movilidad sostenible como la bicicleta, aún tienen poca importancia”.

El consumo indiscriminado del carro particular genera contaminación del aire, consumo excesivo de energía, efectos sobre la salud y saturación de las vías; por eso se debe apostar a un nuevo modelo de ciudad sostenible, donde la bicicleta tiene un papel central, indica la experta.

Mejor en bicicleta

Los expertos señalan que si la distancia por recorrer es menor de 7 kilómetros, lo mejor es hacerlo caminando o en bicicleta; si es mayor de 7 kilómetros, se debe recurrir al transporte masivo y si es de más de 15 kilómetros, la opción es el carro.

El consultor y asesor en temas de movilidad y urbanismo, William Vallejo, investigador del Departamento de Transportes de la Ciudad de New York, indica que se debe apostar al uso de la bicicleta ya que la infraestructura para este medio de transporte es más económica. Por ejemplo, se invierten de 12 a 150 millones de dólares por kilómetro ampliando o en una nueva vía; mientras que se pueden destinar solo entre 1 y 3.5 millones de dólares por kilómetro de cicloruta segregada o entre 40 y 90 mil dólares por kilómetro de bicicarril en calzada.

biciletas-coomeva-117

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*