Inicio » Institucional — Julio 9, 2015

¿Estamos preparados para el momento de la pensión? Es importante pensar en cómo prepararse a nivel personal y familiar.

Muchas personas sueñan con el momento en que se pensionarán y piensan cuando están en la etapa laboral: “cuándo será que me pensiono, estoy cansado con tanto trabajo, múltiples metas, viajes… quiero descansar y llevar una vida más tranquila”.

Pero cuando llega el momento de pensionarse, porque se cumplieron todos los requisitos -sea en Colpensiones o en un Fondo Privado- es posible que sientan cierto nivel de angustia ante los cambios que se avecinan, los cuales van a incidir en la vida personal y familiar.

Por eso es muy importante prepararse con anterioridad para afrontar dicho momento.

Algunas sugerencias y reflexiones

  • Al pensionarse hay una reducción sustancial en el ingreso, la cual puede ser hasta de un 70% con respecto al salario que la persona tenía, dependiendo del tipo de remuneración que tenga cada individuo. Lo anterior implica ciertos cambios que, de una u otra manera, van a incidir en el estilo de vida y, quizás, a restringir el nivel de consumo al que se está acostumbrado. Como parte del proceso de adaptación es posible que los recién pensionados deban disminuir sus viajes, tener unas vacaciones más económicas y menos frecuentes, entre otros.
  • Es fundamental pensar con suficiente anterioridad en buscar y encontrar nuevas actividades, nuevos roles, nuevos hobbies; ya sea en una empresa familiar, en una institución académica, en una junta directiva, en actividades comunitarias donde sus aportes serán fundamentales. Es decir, en una actividad donde el nuevo pensionado se sienta cómodo, productivo y útil.
  • Si la persona ha desempeñado un cargo directivo en una empresa, el cambio podría ser más severo, porque todos los beneficios y facilidades que tenía por su posición jerárquica van a terminar. Y las actividades corrientes -de las cuales no tenía por qué preocuparse- van a ocupar ahora un lugar destacado en su cotidianidad, como por ejemplo, ir al banco, pagar los servicios públicos, hacer filas, etc. Situaciones a las que no estaba acostumbrado.
  • Es común que el nuevo pensionado empiece a involucrarse en el detalle de temas donde antes no participaba con tanta profundidad, como por ejemplo, preguntar por los pormenores de lo que hacen sus hijos, acompañar a su esposa en las compras del mercado, etc. Esto puede generar algún tipo de incomodidad en el resto de la familia.

En resumen, es importante pensar con suficiente anticipación en las actividades que realizará cuando llegue el momento de jubilarse.

Para los asociados Coomeva tiene una serie de soluciones para acompañar esta nueva etapa de la vida, mi invitación es a aprovecharlas.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*