Inicio » Oasis — Mayo 2, 2013

Cómo vivir bien en pareja

Un estudio en Australia muestra que las parejas 40 años juntas son más felices que las que llevan 12 meses. Perseverar es la clave. ¿Cuándo se es más feliz en el matrimonio? ¿Al cabo del primer año o del cuadragésimo? Pues según el estudio las parejas que conviven hace cuarenta años están más satisfechas con su situación y el peor año es el primero porque están haciendo un exigente acople.

¿Cómo se mantiene vivo el amor? Sin engaños, con el diálogo respetuoso, la tolerancia y la paciencia. Son claves el arte de no engancharse en peleas estériles, la comprensión y exorcizar la rutina. Según una pareja feliz: “Jamás nos acostamos peleados y buscamos acuerdos de mutuo beneficio”. Según otra “aprendimos a ser tolerantes, sabemos escuchar y cultivamos el buen humor”.

Ayudas Prácticas

Un humorista dice que el matrimonio es una fiebre al revés porque empieza con calor y termina con frío. Pero hay parejas felices que superan las crisis, ¿Cómo mantienen vivo el fuego del amor?

1. Buscan lo mejor: Se apoyan en sus fortalezas y son realistas con las limitaciones.
2. No luchan por el poder: Saben que el ego traiciona y, por lo mismo, ceden y actúan con humildad.
3. Se comunican bien: Aprenden a escuchar y también a ser asertivos, en lugar de tener guardados y rumiar agravios.
4. Cuidan su armonía sexual: Son imaginativos, intiman y no dejan que la pasión se acabe.
5. Se perdonan: La comprensión los mueve a ser generosos y no se envenenan con el odio o el rencor.
6. Son espirituales: Viven conectados con Dios y la oración amorosa los llena de fuerza y de paz.
7. Crecen en aceptación serena: No se empecinan en cambiar al otro y cultivan una relación sin cadenas ni manipulaciones.

El terapeuta David Olsen sugiere este manual de supervivencia para las parejas: Es clave concentrarse en lo positivo, buscar nuevas metas, sembrar sueños y afianzar las fortalezas. Con una actitud realista y tolerante se deben buscar acuerdos de mutuo beneficio, cediendo de lado y lado. Un perdón sincero y generoso es vital para volver a creer y pide cambios que alejen cualquier tipo de abuso. Una espiritualidad vivida, con credo o sin credo, acerca a Dios y es fuente de armonía, confianza y alegría. Una pareja perdura cuando ambos silencian su ego, alejan la rutina y mantienen viva la pasión.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*