Inicio » De la Presidencia Ejecutiva — Marzo 7, 2013

Balance económico 2012 y perspectivas para 2013

Latinoamérica

LatinoaméricaAl abordar este tema, inicialmente como marco de referencia para nuestros asociados nos parece importante dar una mirada general a lo que fue el desempeño económico de Latinoamérica en 2012 y a las perspectivas para 2013, basados en la reciente publicación que hizo la Cepal de su Estudio Económico de Latinoamérica y el Caribe, del que podemos extraer conclusiones importantes.

Al igual que en Colombia, durante el primer semestre del año pasado fue evidente la desaceleración del crecimiento económico de la región. La Cepal proyectó una expansión de la producción del 3.2% para 2012, dato que será validado en marzo cuando se surtan todos los cierres fiscales de la anterior vigencia. El principal factor de crecimiento fue el consumo privado, gracias al positivo comportamiento de los mercados laborales, la expansión del crédito y en algunos casos, de las remesas. En varios países, la inversión, sobre todo en construcción, y las exportaciones fueron factores claves para moderar la desaceleración.

La reducción del desempleo, así como los salarios más altos, han sido claves para contribuir al fortalecimiento de la demanda interna y del consumo. En diez países durante el primer semestre de 2012 la tasa de desempleo urbano cayó 0.4 puntos porcentuales respecto al mismo período del año anterior. De 7.2% a 6.8% de la población económicamente activa. Esta reducción ante una tasa de inflación contenida contribuyó a que el crecimiento de los salarios del sector formal se acelerara con respecto a los dos años previos, con aumentos superiores al 3% en Brasil, Panamá, Uruguay y Venezuela y entre 2% y 3% en Chile y Costa Rica. En Colombia, México y Nicaragua las variaciones fueron inferiores al 1%.

Para 2013 el desempeño económico está sujeto a los procesos de ajuste de los países desarrollados y a la desaceleración de China. Lo primero está llevando a una política fiscal restrictiva y a una política monetaria que se han relajado, siendo la emisión de dinero de los Bancos Centrales la regla para seguir en el propósito de maximizar el crecimiento económico y llevar a la economía a menores niveles de desempleo. Es el caso de la Reserva Federal de los Estados Unidos al vincular su tasa de interés a la tasa de desempleo, siempre y cuando no se afecten las expectativas de inflación de mediano plazo. Lo anterior junto con procesos graduales de desapalancamiento de bancos, hogares y empresas que han avanzado más allí que en la Unión Europea. La prolongación de estos ajustes depende de procesos políticos con cierto nivel de incertidumbre. Éstos ya han tenido tres efectos que podrían continuar en el mediano plazo:

    • La inestabilidad y la percepción de riesgos en los mercados financieros internacionales.
    • La reducción de la demanda agregada y del comercio mundial que se ha vuelto el principal canal de transmisión de la crisis de la zona del euro a América Latina y el Caribe.
    • El relajamiento de la política monetaria que favorecería una apreciación de las monedas de las economías emergentes y en desarrollo, afectando su competitividad.

 

Colombia

La desaceleración gradual de la economía fue el fenómeno que predominó en 2012, en contraste con el excelente comportamiento de la economía colombiana durante 2011, que hacía esperar que se presentara un comportamiento muy favorable. A pesar del optimismo con que inició 2012, las autoridades económicas se dieron cuenta de que las condiciones internas y externas no favorecían un crecimiento sostenido. En este momento y teniendo en cuenta el bajo crecimiento del PIB durante el tercer trimestre (2.1%), las proyecciones para el año completo se ubican alrededor del 3.3% y el 3.9%, inferiores a las proyecciones iniciales del Banco de la República, entre 3.7% y 4.9%.

Por otro lado, en los últimos seis meses, el Emisor recortó la tasa de interés de referencia en 1 punto porcentual, lo que ratifica la preocupación de las autoridades económicas por la desaceleración. La tasa de interés de referencia se incrementó en la primera mitad del año pasado a causa de los temores frente al crecimiento acelerado del crédito de consumo y los altos precios de ciertos activos como la vivienda, hasta el 3.9% a mayo, buscando detener lo que se llamó el “recalentamiento” de la economía y el sobreendeudamiento de las personas, lo cual se complementó con medidas prudenciales desde la Superfinanciera. El comportamiento de los indicadores económicos evolucionó de manera que en los últimos meses del año, la Junta Directiva del Banco de la República se vio obligada a comenzar un nuevo ciclo de tasas de interés a la baja, haciéndolas caer desde el 5% de julio de 2012 hasta el 4% en enero de 2013.

Los problemas económicos globales de demanda y de devaluación del dólar empujaron a un estancamiento en la producción industrial de Colombia y en la construcción, incluyendo un descenso del 11% en minerales no metálicos para el tercer trimestre. Debido a la falta de eficacia de las políticas económicas internas y del gasto público, las denominadas “locomotoras del desarrollo” perdieron potencia, como es el caso de la minería, o no lograron avanzar al ritmo esperado, como ocurre con la infraestructura, la construcción y la agricultura.

La disminución de actividad en estos sectores se explica en parte por la fuerte reducción de la demanda mundial de carbón, que junto con el descenso de los precios, llevó a que la industria minera no lograra la producción esperada.

A pesar de no haber sido 2012 lo que se esperaba en términos económicos, el crecimiento del país se ubicará seguramente por encima del promedio de Latinoamérica, que se estima en 3.2%. Brasil, por ejemplo, no crecerá más del 1.5%.

Durante el año no se observó por parte de las autoridades económicas un manejo de la tasa de cambio que evitara que la revaluación ocasionara daños en los principales sectores transables. Lo anterior a pesar de que las reservas internacionales de Colombia llegaron a 37.466 millones de dólares al cierre de 2012, lo que representa un incremento de 15.99% respecto al año anterior. En 2011 las reservas internacionales netas sumaron 32.300 millones de dólares y un año atrás habían sido 28.452 millones. Sin embargo este comportamiento de recursos que administra el Banco Central está lejos de cumplir las expectativas de analistas económicos que han pedido mayor participación en la compra de dólares en el mercado interno, para acumular reservas y afectar la tasa de cambio para frenar la revaluación, como se anunció cuando la junta directiva del Banco de la República extendió el programa de subastas diarias para la compra de divisas, con lo que se espera acumular al menos 3.000 millones de dólares entre febrero y mayo de este año, con compras diarias no inferiores a 30 millones.

En materia de empleo, en 2012 no se observó deterioro en la tasa de desempleo, teniendo un promedio del 10.4% que representa una disminución de 0.4 puntos porcentuales frente a 10.8% en 2011. El problema es que los nuevos empleos no son de buena calidad, predominando la informalidad.

A manera de conclusión se puede decir que 2012 fue un buen año en general, pero que 2013 no da muestras claras de reactivación, siendo más las señales de un año difícil.

Coomeva

En 2012 nos vimos enfrentados a desafíos y exigencias del entorno que no habíamos previsto. Especialmente las nuevas exigencias de provisiones en la actividad financiera y la no solución de la crisis del Sistema de Salud.

Un sistema financiero con mayores provisiones. Anticipándose a los eventuales impactos de la crisis europea y detectando lo que consideró un crecimiento excesivo del endeudamiento de las personas, la Superintendencia Financiera exigió de los bancos mayores niveles de provisión, incluso de los créditos al día. Debido al peso mayor que tiene Bancoomeva de crédito de consumo con respecto a la mayoría del sistema, fuimos de las entidades más afectadas, pues tuvieron que hacerse provisiones nuevas por $107 mil millones, 20 mil millones por encima del presupuesto. Esto lo debemos entender como una medida prudencial, que a la postre fortalece los estados financieros de la entidad.

Crisis estructural en la salud. Como es bien conocido, el Sistema de Salud colombiano que tanto beneficio ha traído a nuestra sociedad, se encuentra sumido en la incertidumbre ante la falta de claridad en las reglas y las indefiniciones sobre temas fundamentales por parte del Gobierno y del Estado. La demanda descontrolada de servicios a través de las tutelas y los excesos y abusos a través del No POS que llevan a la figura de los recobros al Fosyga, así como la tardía reacción ante las necesidades regulatorias y de control, han llevado a una situación insostenible a todas las EPS y al Sistema en general, causando gran traumatismo a todos sus actores: usuarios, aseguradores (EPS), prestadores (IPS) y otros proveedores (servicios, medicamentos, etc.), situación extrema que exige una urgente intervención por parte del gobierno, la cual ha sido anunciada por el ministerio del ramo para el próximo mes de marzo.

En razón al gran compromiso con sus tres millones de usuarios, sus proveedores, sus 5.800 colaboradores, sus 3.000 accionistas y los 275.000 asociados a la Cooperativa, Coomeva EPS ha mantenido una actitud proactiva, hacien- do públicas sus cifras y proponiendo alternativas de solución a todo nivel. Como parte de estas últimas, decidimos actuar en tres líneas principales:

Conciliación: Buscando el reconocimiento de las deudas del Fosyga con las EPS por concepto de recobros.

Incidencia: Buscando aportar y participar de los rediseños y ajustes del Sistema. Reputación: Buscando aliviar el gran deterioro de la imagen pública de las EPS.

Aunque estos factores externos afectaron sustancialmente los resultados de 2012, pasamos con un importante resultado en la Cooperativa y en otras empresas, lo cual compensó y permitió tener un resultado final positivo, que unido a la maduración de los procesos administrativos y al avance en los proyectos más importantes, nos permiten calificar la anterior vigencia como un año de transición y ajuste a condiciones externas, esperando que en 2013 podamos retomar la senda ascendente que traíamos en los últimos años. Por eso la invitación a nuestros públicos de interés y especialmente a nuestros colaboradores, es a encarar con optimismo y con mucho foco, los proyectos y resultados que nos hemos propuesto. Una vez aprobados los balances y estados financieros de las empresas en las respectivas Asambleas, estaremos compartiendo las cifras finales.

1 Comentario

  • Felicitaciones en sus 50 años.
    por el servicio excelente que prestan a los afiliados.
    Por el crecimiento y la excelencia en todo sus manejos.
    Mi familia y Yo siempre estamos felices de pertenecer a Coomeva.
    Gracias.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*