Inicio » Desde el Consejo — Marzo 7, 2013

Balance de una gestión con convicción y acción cooperativa

Propósitos alcanzados y desafíos que debemos seguir enfrentando.

Al finalizar este periodo como Presidente del Consejo de Administración, quiero resaltar los temas y asuntos que hicieron parte de las prioridades, especialmente, el fortalecimiento del espíritu, del pensamiento y de la acción cooperativa en Coomeva.

Acaba de culminar un periodo en el que he tenido el privilegio y la responsabilidad de estar al frente del Consejo de Administración de Coomeva, promoviendo y atendiendo desde la dirigencia temas de crucial importancia para el desarrollo y continuidad de nuestra organización y especialmente del modelo cooperativo, nuestra razón de ser.

Quiero cumplir de nuevo responsablemente con mi compromiso de comunicación con la dirigencia de Coomeva y con nuestros asociados y presentarles un corto pero integral balance de lo que ha sido esta gestión.

Debo empezar resaltando la intencionalidad que ha sido norte y derrotero de las acciones que se promovieron y realizaron desde la Presidencia del Consejo en este periodo; la plena convicción en el modelo y acción cooperativa. Puedo afirmar que toda la atención estuvo enfocada en fortalecer el espíritu, el pensamiento y la acción cooperativa en Coomeva.

Esto ha sido palpable desde que establecimos nuestros compromisos en la Declaración de Calima y acordamos actuar estratégicamente desde dos dimensiones: la cooperativa y la empresarial. En el marco de este modelo hemos trabajado confiados en que éste es una respuesta responsable e innovadora frente a nuestra sostenibilidad no solo económica sino ideológica, y una propuesta social que nos permite interpretar y traducir las necesidades de nuestros asociados, convirtiéndolas en soluciones de valor diferencial.

Nuestra permanente defensa de los principios y valores cooperativos nos llevaron a poner a prueba nuestro sentdo de unión, la creatividad para superar la incertidumbre y aún nuestras propias contradicciones. Pero fue precisamente este entorno de continua auto reflexión, debate y diálogo abierto y constructivo sobre nuestra naturaleza, acciones y respuestas para cumplir nuestra misión, el que nos llevó a plantearnos lo que ha sido un hito en nuestra historia como organización cooperativa y un desafío para la dirigencia, como fue la realización del Primer Congreso Ideológico de Coomeva. Con éste dimos un paso gigante en el fortalecimiento de nuestra identidad, brindándonos la posibilidad de repensar y renovar nuestro pensamiento cooperativo.

Con el Congreso, pero también con el respeto y defensa de nuestros mecanismos de participación, confirmamos que uno de los principales factores de éxito de Coomeva es la permanencia en nuestro esquema de gestión democrática, basado en la participación local, regional y nacional, donde los asociados ejercen sus roles de gestores, usuarios e inversionistas. Acabamos de realizar nuevamente y con éxito nuestras elecciones a delegados 2013-2016, caracterizadas por transparencia, pluralismo y democracia. Reitero la invitación a todos a ser partícipes de esta posibilidad de contribuir con nuestra Coomeva desde la dirigencia, reconociendo que aquí tenemos aún una prioridad y es promover una mayor presencia de grupos claves como los jóvenes y las mujeres en nuestra cooperativa y su vida democrática.

Es de resaltar que un tercio de nuestra población actual de asociados es menor de 30 años; es decir, jóvenes profesionales que tienen la oportunidad de estar vinculados y contar con el respaldo de Coomeva y debemos ser inteligentes para incentivarlos y potenciar sus capacidades y creatividad en favor de nuestro modelo cooperativo.

También quiero enfatizar en que en Coomeva tenemos el privilegio de contar con un amplio número de mujeres, 56,2%, no solo en la población de asociados, sino de colaboradores. A todas ellas mi especial reconocimiento. A propósito del lema propuesto por la ONU en 2013 para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, “una promesa es una promesa”, en Coomeva tenemos con las mujeres unos pendientes por cumplir. Debemos seguir trabajando por prevenir y eliminar las barreras de desigualdad y encontrar estrategias innovadoras que contribuyan a acelerar su pleno desarrollo, la defensa de sus derechos y su participación en el ámbito político y en la toma de decisiones.

Tengo la fortuna de ser la primera mujer con la responsabilidad de la Presidencia del Consejo de Administración en Coomeva y hoy contamos también con una Vicepresidente mujer en este Consejo. A esto se suma la gran responsabilidad de haber asumido la Presidencia del Comité Mundial de Equidad de Género de la ACI, mediante el cual, como mujer y como representante de Coomeva hemos logrado posicionamiento internacional.

Ahora en Coomeva estamos también a puertas de una nueva Asamblea General anual, frente a la cual invito a mantener nuestro espíritu abierto, de diálogo y trabajo compartido entre la dirigencia y la administración. Ha sido el respeto que hemos mantenido por las ideas de los otros y la apertura a la pluralidad de pensamientos, lo que nos ha enriquecido y permitido salir a flote en escenarios bastante complejos y en muchas ocasiones adversos. Pero lo hemos logrado gracias a la fortaleza y el valor de la asociatividad, y sobre todo ejerciendo la democracia como debe ser: no solo sobre nuestras coincidencias, sino especialmente sobre nuestras diferencias, construyendo juntos por un propósito común, como es un futuro aún más promisorio para todos en esta gran cooperativa.

Ser dirigentes implica una gran responsabilidad y la educación, como uno de nuestros principios cooperativos, es un aspecto central. En Coomeva nos fortalecimos en este tiempo ampliando y cualificando nuestras opciones de educación cooperativa, de capacitación a los dirigentes, mediante programas de especial valor como “Saber Coomeva” y de alternativas de comunicación como la Red de Delegados, entre otros, a las cuales todos nosotros estamos obligados.

Nuestro trabajo mancomunado entre la administración y la dirigencia debe verse también fortalecido con el localismo, que es un tarea a la cual debemos seguir dando toda nuestra atención, poniendo en marcha políticas de gobierno, de servicio y de gestión que lo fortalezcan. He insistido en que el localismo debe ser asumido como una de nuestras mayores fuentes de posicionamiento y generación de valor, y ser concretado a través de una oferta adaptada a las características de los asociados. Es sin duda un desafío en el corto plazo para nuestros dirigentes.

Reitero mi mensaje de optimismo y confianza en Coomeva. Superamos un 2012 difícil, en el cual como Grupo Empresarial nos vimos impactados tanto por el entorno económico internacional, como por coyunturas nacionales como las del sector financiero y la ya conocida crisis del sector salud, que nos sigue poniendo a prueba. Pero contamos con empresas sólidas y fuertes que superarán estos embates y con una Cooperativa que pese a este entorno adverso, dio excelentes resultados y crecimiento en 2012.

Agradecezco esta oportunidad de haber estado al frente de la Presidencia del Consejo, especialmente porque he estado rodeada y acompañada de un grupo humano de dirigentes y colaboradores que comparten mi convicción en torno al Cooperativismo y que han puesto toda su dedicación y esfuerzo en apoyar y promover las iniciativas para fortalecerlo.

Mis mejores deseos por una gestión exitosa y responsable a todos los delegados principales y suplentes elegidos para un nuevo periodo de administración y mi total disposición para continuar trabajando juntos por el bienestar de nuestra Cooperativa, desde el papel en el cual me encuentre.

un solidario y afectuoso saludo.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*