Inicio » Institucional — Enero 10, 2013

Asamblea de Delegados: Expresión de la democracia cooperativa

Los principios de la Alianza Cooperativa Internacional ACI y los Estatutos de Coomeva, señalan a la democracia como elemento central en el quehacer de las cooperativas, esto en virtud de que son organizaciones económicas y sociales, en las que el ser humano es el centro de todas sus preocupaciones y por ende de sus dirigentes y administradores; un ser humano complejo y diverso, con necesidades y aspiraciones, con potencialidades y limitaciones, que no pueden ser desconocidas en las distintas actividades que desarrollan.

Ese ser humano, que llamamos asociado, es el que le da vida y sentido a la cooperativa, por lo que ella debe coadyuvarle a construir su proyecto de vida individual y colectivo, no a hacérselo, a partir de dos elementos básicos: La cooperación y la solidaridad, aspectos que deben ser asumidos por los asociados, a través de sus acciones y prácticas al interior de la organización, y por la cooperativa, recreando y fortaleciendo estos elementos que nos diferencian de otros modelos económicos.

En la época actual caracterizada por fuertes tensiones y conflictos, unos producto de la evolución de la estructura social y de las organizaciones en el contexto del modelo de economía de mercado imperante actualmente en crisis, y otros inducidos por grupos de poder internos o externos que tienen y defienden sus intereses particulares, son aspectos de obligatoria atención a fin de hacer prevalecer la identidad y fortaleza del cooperativismo, por lo que es necesario trabajar en la defensa del pensamiento y de los valores y principios cooperativos así como propender por su desarrollo, a fin de contrarrestar desviaciones que hagan perder su naturaleza.

De manera particular quiero referirme al tema de la democracia que adquiere relevancia por el próximo proceso electoral que tenemos para elegir los Delegados del periodo 2013–2016. Al respecto es válido compartir lo que la ACI expresa: “Las cooperativas son organizaciones democráticas controladas por sus miembros, quienes participan activamente en la definición de las políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar a su cooperativa responden ante los miembros”. Se destaca en el ejercicio de la democracia cooperativa la responsabilidad compartida entre el que elige y el que resulte electo. El primero debe hacer uso consciente del derecho que tiene de elegir y el segundo el deber de representar digna y responsablemente a los asociados en general.

los estatutos y el código electoral de coomeva dan fe de la importancia estratégica dada a sus procesos democráticos y a su compromiso para que se desarrollen con responsabilidad y transparencia.

En los Deberes y Derechos de los Asociados se establece: “Desempeñar con eficiencia y honestidad los cargos para los que sea elegido o nombrado”, y en los Derechos Fundamentales se sentencia: “Participar en las actividades de administración y vigilancia de la cooperativa, en las formas y términos previstos en este estatuto y sus reglamentos”; “Ejercer actos de decisión y elección en las asambleas, organismos de dirección o control o comités en los que participe” y “Elegir y ser elegido para cargos de representación y responsabilidad, previo cumplimiento de los requisitos establecidos en este estatuto”.

Procurar el perfeccionamiento de los procesos electorales en Coomeva, asegurando que las votaciones traduzcan la expresión libre, espontánea y auténtica de los asociados y que los escrutinios sean reflejo exacto de la voluntad del asociado elector, es el objeto del Código Electoral. Igualmente establece como principios rectores “la imparcialidad, secreto del voto y publicidad del escrutinio, capacidad electoral, interpretación y protección del derecho al voto”, todos importantes a tener en cuenta, pues a pesar de los esfuerzos que ha realizado la Cooperativa para asegurar su cumplimiento, en las últimas elecciones, desde que se introdujo el sobreflex hasta el voto telefónico, se han presentado situaciones que afectaron flagrantemente nuestro ordenamiento jurídico y la esencia misma de la organización.

No se puede permitir que a “cualquier precio” se quiera acceder a los organismos de dirección, muchas veces sin la preparación adecuada y sin los valores éticos para portar el cargo con dignidad, ya que en el fondo subyace una apetencia personal, no pocas veces alejada de los verdaderos intereses de nuestros asociados y de la Cooperativa. En consecuencia corresponde exclusivamente a nuestros asociados que las elecciones se desarrollen bajo los principios mencionados, ejerciendo plena y conscientemente sus derechos y deberes, rechazando cualquier tipo de manipulación y actuando con criterio. La invitación es a que masivamente participemos en la elección de Delegados y hagamos de este acto la mayor expresión de la democracia cooperativa.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*