Inicio » Coomeva Corredores de Seguros — Enero 20, 2014

40 años como asociado,
toda una vida de tranquilidad

Bien dice el proverbio que quien persevera, alcanza. Perseverar, según el diccionario, significa persistir, insistir, mantenerse en una acción o propósito.

El economista y contador público Luis Fernando Calle Mesa es un ejemplo con rostro y vida del significado de la palabra perseverancia. En 2014 cumplirá 40 años como asociado a Coomeva y a sus 65 años alcanzó el máximo premio que un asociado pueda tener por su constancia: recibir el amparo de Perseverancia.

Los asociados a Coomeva cuentan con los beneficios de protección que les ofrece el Plan Básico del Fondo Mutual de Solidaridad. Uno de ellos es el amparo de Perseverancia a través del cual construyen un capital que recibirán a los 60, 62 o 65 años de edad, según hayan elegido al momento de su vinculación.

“Recibir el amparo de Perseverancia fue una ayuda muy importante para prepararme para una edad avanzada, donde los ingresos, la salud y las fuerzas no son las mismas que cuando se inició el ahorro”, dice nuestro asociado Luis Fernando Calle.

Luis Fernando Calle es el Vicepresidente de Revisoría Fiscal de Colombina S.A., donde labora desde hace 11 años. Como él mismo señala, tiene la fortuna de ser empleado de una maravillosa empresa, no obstante estar pensionado por Colpensiones hace ya cinco años. A pesar de tener todas las garantías pensionales que le ofrecía este empleo, así como otro similar que tuvo en Carvajal S.A, desde muy joven valoró la necesidad de perseverar en el ahorro y asegurar mayor tranquilidad en sus años mayores, sobre todo teniendo en cuenta la problemática de la brecha pensional.

“Es real la gran diferencia entre lo que uno se gana y lo que luego recibe como pensión. Además las pensiones, no solo en Colombia sino a nivel mundial, cada vez son más difíciles de lograr y por cantidades muy inferiores a las que se obtenían en épocas pasadas. Por eso, haciendo honor al nombre del amparo, perseveré para no interrumpir este ahorro y lograr al cabo de los años la recompensa de recibirlo en su integridad, complementando lo que recibo por la pensión”.

Otra motivación que mantuvo a Luis Fernando Calle perseverando, fue el sueño de verse un día libre de obligaciones crediticias, lo que logró en buena parte gracias a haber recibido el amparo de Perseverancia. “El amparo no solo me ayudó a pagar obligaciones existentes y el estudio de mis hijos, sino que me permitió complementar para algunas inversiones en propiedad raíz, que generan a su vez una renta adicional y más tranquilidad económica para mi familia”.

“Los trámites para solicitar el amparo fueron muy sencillos y la Cooperativa respondió de manera ágil y cumplida. A los más jóvenes les digo que el tiempo vuela. Cuando estamos jóvenes creemos que la vejez nada tiene que ver con nosotros, pero cuando menos pensamos, pasamos de la juventud a la madurez y de ésta a la vejez, razón de más para, en lo posible, en todas las etapas de la vida tener el hábito de ahorrar, ahorrar y ahorrar”.

Deje un comentario

requerido *

requerido *

*